Saltar al contenido

así se comprueba si tenemos la mejor tarifa

Ya lo comentamos en agosto y se ha cumplido: las tarifas del gas se iban a disparar para el invierno pero hay una fórmula para que esto no sea así. Es, ni más ni menos, que acogernos a la tarifa regulada, la famosa tarifa TUR.

Pero, ¿cómo sabemos si tenemos una tarifa buena de gas? ¿Cómo cambiarnos a la mejor tarifa, ahora que todavía estamos a tiempo? Vamos a explicar paso a paso.

La tarifa del gas que tenemos

Lo primero es estudiar la última factura que nos haya llegado del gas. El dato más importante que tenemos que encontrar es el precio al que se nos cobra el kWh. Es un dato que normalmente variará entre los 5 céntimos y los 20 céntimos (como vemos, mucha diferencia).

Lo siguiente a mirar sería el tipo de tarifa que tenemos contratada. En la factura pondrá RL.1, RL.2 o RL.3. Esta tarifa no se elige, sino que la elige la distribuidora según la cantidad de consumo que hagamos al año (hasta 5.000 kWh, entre 5.000 y 15.000 kWh o entre 15.000 y 50.000 kWh).

Una vez tenemos esto tenemos que mirar la siguiente tabla:

  • TUR.1: término fijo 5,03 euros /mes; término variable 0,0635 euros / kWh
  • TUR.2: término fijo 9,52 euros /mes; término variable 0,0606euros / kWh
  • TUR.3: término fijo 20,54 euros /mes; término variable 0,0585 euros / kWh

Hay que comparar los datos de nuestra factura con los datos de la tarifa TUR (RL.1 con TUR.1 y así sucesivamente). Si nuestra factura tiene un coste superior, merece la pena cambiarse.

Podría suceder que estemos en el mercado libre y nuestra tarifa sea más ventajosa que la TUR, quizá porque tengamos un contrato de larga duración o todavía no se haya renovado. Entonces no merece la pena cambiarse pero hay que estar muy atentos a las notificaciones de cambio de tarifa por parte de nuestra empresa de gas.

¿Cómo cambiar a la tarifa TUR?

Cambiarse a la tarifa TUR es muy sencillo, basta una llamada telefónica a una de las Comercializadoras de Último Recurso (CUR) que pueden ofrecer esta tarifa y darles nuestro punto de suministro, nuestros datos personales y la cuenta bancaria. Las empresas son las siguientes:

Efectivamente todas son grandes empresas de electricidad y el gas pero tienen un nombre específico para comercializar esta tarifa, debido a que así lo obliga la CNMC desde 2019.

El término fijo

En estos momentos el término variable es inigualable a la TUR. Como digo puede haber alguna excepción, pero pocas. Sin embargo el término variable sí que podría ser superior en la tarifa TUR que en las libres. ¿Merece la pena? Aquí habrá que hacer cálculos, pero no solo con las últimas tarifas, ya que en verano no se consume tanto gas, sino con los datos del último invierno.

Desde luego si tenemos calefacción por gas seguro que merece la pena estar en la tarifa TUR. Si solo hay cocina y agua caliente sanitaria, puede que la cosa esté más ajustada. Pero en este último caso merece la pena estudiar si no merece la pena cambiar todo a eléctrico, ya que en consumos bajos el peso del coste fijo de la factura es alto.

¿Por qué la tarifa TUR es ventajosa?

Pero, ¿por qué la tarifa TUR es tan ventajosa? La mejor tarifa del mercado libre se encuentra entorno a los 15 céntimos por kWh (según la CNMC) y las hay que superan los 20 céntimos, frente a los 6 céntimos de la TUR.

La respuesta es clara: el Gobierno fija la tarifa TUR, que hasta la crisis del gas era más cara que las del mercado libre. Pero ahora el Gobierno ha decidido generar un déficit que habrá que pagar en los próximos años. Es decir, el Gobierno ha decidido contener artificialmente el coste del gas en los hogares para evitar facturas abultadas.

La medida puede ser más o menos acertada frente a otras alternativas como subvencionar a consumidores vulnerables o en general, que el ingreso mínimo vital llegue a quien le corresponda. Pero lo cierto es que es el mecanismo que han creado para evitar grandes facturas de gas este invierno y por tanto existiendo esta tarifa hay que aprovecharla.

Fuente: El Blog Salmón

Compartir
Etiquetas:

Comparar