Saltar al contenido

Cohousing senior, independencia y seguridad frente al envejecimiento – Diario del Ayuntamiento de Madrid

Nació hace más de seis décadas en Dinamarca y es un antídoto frente al deterioro cognitivo, la soledad no deseada y el aislamiento

Esta fórmula permite contar con vivienda propia, pero compartiendo servicios básicos con los otros vecinos que están en la misma situación

El Ayuntamiento sacará a concurso tres parcelas en Hortaleza, Ciudad Lineal y Usera donde construir 300 viviendas en esta modalidad

Dónde y cómo envejecer. Esa es una pregunta que consciente o inconscientemente se hacen muchas personas una vez traspasada la frontera de los 60 o los 65. Es la próxima página en su vida y es inevitable plantearse cómo escribirla. A las alternativas habituales -seguir en su entorno si se está bien; encontrar refugio en casa de los hijos o trasladarse a una residencia- se suma ahora una fórmula, el cohousing o covivienda.

El Ayuntamiento, a través de las áreas de Familias, Igualdad y Bienestar, y de Desarrollo Urbano, ya ha puesto en marcha el primer proyecto con 300 viviendas para personas mayores y, antes de que finalice el año, sacará el concurso para la cesión de tres parcelas en Hortaleza, Ciudad Lineal y Usera para su construcción. De esta forma se inicia un camino que busca, en palabras de Mariano Fuentes, delegado de Desarrollo Urbano, “lograr que este Ayuntamiento sea un referente de bienestar para personas mayores en toda España”. Te contamos en qué consiste.

Cohousing, también traducido como covivienda o vivienda colaborativa, es una fórmula nacida hace más de seis décadas en Dinamarca, que poco a poco se extendió por otros países, primero del entorno, luego incluso de otro continente, como Uruguay. Es decir, es un término con recorrido y, en caso del cohousing senior, se vislumbra como una herramienta clave para envejecer manteniendo la independencia y sin vaciarse de lo que nos ha acompañado a lo largo de la vida porque sea imposible meterlo en una habitación. ¿Por qué? Simplemente porque es una fórmula que permite contar con vivienda propia, pero compartiendo servicios básicos con los otros vecinos que están en la misma situación. La atención y la cobertura de las necesidades básicas están así garantizadas y son un antídoto frente al deterioro cognitivo, la soledad no deseada y el aislamiento.

Repensar las residencias y buscar nuevas fórmulas

Pepe Aniorte, delegado de Familias, Igualdad y Bienestar Social, lo explicaba durante la Jornada de Alternativas Habitacionales y Cohousing Senior que recientemente ha organizado el Ayuntamiento: “La sociedad cambia y evoluciona en todos los ámbitos. También para las personas mayores, que ya no viven su vejez como se vivía hace unas décadas”.

Por ese motivo apuntó la necesidad de “repensar el modelo de residencias tal y como las hemos conocido durante mucho tiempo” y de buscar nuevas fórmulas habitacionales que garanticen a estas personas “su libertad e independencia para vivir con plenitud una de las etapas más bonitas de la vida, en lugares donde puedan, en la medida de sus posibilidades, disfrutar de las opciones que ofrece la ciudad”.

Hortaleza, Ciudad Lineal y Usera, distritos pioneros

Para poner en marcha este nuevo modelo de viviendas, desde el Área de Desarrollo Urbano se va a lanzar un concurso de cesión de tres parcelas dotacionales, situadas en tres barrios de otros tantos distritos de Madrid. La primera en Orcasitas, en Usera, sobre una parcela de 6.000 m2; la segunda en el barrio de Ascao, en Ciudad Lineal, sobre una superficie de 4.400 m2 y una tercera en el barrio de Canillas, en Hortaleza, sobre una parcela de 5.000 m2. En total, las tres parcelas tendrán capacidad para cerca de 300 viviendas, en proyectos gestionados en régimen de cooperativa.

En la selección de las parcelas, según explicó Mariano Fuentes, el Ayuntamiento ha tenido en cuenta “que la superficie fuera aproximada a 4.000 m2, localizadas en entornos urbanos consolidados y en los que no haya déficits dotacionales o existan otras parcelas municipales vacantes y con proximidad al transporte público”. Además, añadió “estas viviendas colaborativas tienen que adecuarse a las tipologías edificatorias del entorno”.

En lo que respecta a las instalaciones contarán con todos los servicios necesarios para mejorar la calidad de vida de estas personas y zonas comunes que cubran sus necesidades de relaciones y de ocio, al tiempo que ponen a su disposición recursos sanitarios de apoyo.

Oficina de Apoyo al Cohousing Senior

Un elemento clave para el desarrollo de este nuevo modelo en Madrid, es la apertura, a comienzos del próximo año, de una Oficina de Apoyo al Cohousing Senior que servirá para orientar y guiar a todos los ciudadanos o cooperativas interesadas en crear viviendas en esta modalidad colaborativa para personas mayores. Una oficina que, como señaló Aniorte, servirá además de ‘escucha’ a las ideas y proyectos de la ciudadanía.

Mientras tanto el Ayuntamiento prosigue aumentando fondos y creando nuevos programas para promover el envejecimiento activo y atender a las necesidades de este colectivo. Por ejemplo, se ha multiplicado por seis el presupuesto del programa ‘Cuidar a quienes cuidan’, un programa de apoyo a las familias cuidadoras que ha supuesto más de 12.000 visitas a domicilio y 1.500 talleres formativos, terapéuticos o antiestrés; se ha puesto en marcha el programa ‘Madrid te acompaña’, a través de una app, y lanzado la nueva Ordenanza del Servicio de Ayuda a Domicilio, entre otras acciones.  /

Fuente: Diario del Ayuntamiento de Madrid

Compartir

Comparar