Saltar al contenido

Cómo acertar con la temperatura del vino

La temperatura a la que servimos el vino es un factor fundamental para la correcta percepción de sus características. A pesar de la gran variedad de vinos existentes en España, aprender la temperatura correcta para disfrutar de un vino es más fácil de lo que crees. Y nosotros te lo contamos todo.

 

¿Afecta el frío y el calor al vino?

La respuesta es un SÍ en mayúsculas. Sin duda, la temperatura a la que servimos una copa de vino influye en la sensación que estos nos trasmitirán al ser degustados a la hora de apreciar todos sus matices y aromas.

De esta forma, el calor acentúa los sabores dulces, aumenta la percepción de la untuosidad y la del alcohol, y además hace que el vino sea más empalagoso y pesado de beber. Por otro lado, el frío acentúa los sabores ácidos, enmascara los aromas y aumenta la percepción de los taninos. Además, el vino parecerá más duro y poco aromático.

Teniendo esto en mente, es importante no caer en el error de, por ejemplo, servir el vino tinto “a temperatura ambiente”… ¡y menos en verano! En verano, la temperatura ambiente puede alcanzar fácilmente los 30ºC y ésta no es la temperatura a la que servir ningún vino si realmente quieres disfrutarlo.

Frio y calor para conversar el vino

 

Por qué no aplicar la “temperatura ambiente”

Este concepto de la “temperatura ambiente” surgió siglos atrás en los castillos franceses donde evidentemente no existía la calefacción, las construcciones eran mucho más frías que en la actualidad y por tanto esa “temperatura ambiente” rondaba los 16ºC, un nivel bastante óptimo para conservar y servir el vino y bastante lejos de los 22-23ºC que actualmente se registran en los interiores.

Pero independientemente de la temperatura ambiente a la que nos encontremos, el vino ha de servirse a la temperatura correcta -ni más frío por ser verano ni más caliente en invierno- la cual nos permita disfrutar plenamente de cada vino en cada momento.

 

¿Temperatura de servicio y de consumo?

Son conceptos distintos y no siempre coinciden. Las temperaturas de servicio y de consumo de un vino difieren porque un vino siempre deberá servirse ligeramente más frío que su temperatura de degustación ideal.

Por eso, antes de servir el vino os recomendamos prever el tiempo necesario para que éste se enfríe (si está demasiado caliente), o para que se temple (si está demasiado frío) y se recomienda servir el vino 2ºC más frío de lo que queramos consumir.

Una vez en la copa, el vino cogerá temperatura rápidamente y alcanzará su temperatura óptima de consumo en pocos minutos.

Temperatura para servir el vino

 

Descubre los 4 tips para acertar con la temperatura del vino

Primer factor a tener en cuenta: el vino necesita su tiempo para ser servido.
Una vez comprado, es recomendable esperar un tiempo para abrirlo. El vino es materia “viva” y, como tal, necesita “adaptarse” a los cambios de temperatura, luz y ambiente. Lo ideal sería preparar con unos días de antelación el vino que piensas beber dejando la botella, en posición vertical y en la habitación donde se beberá, para que se adapte a su nuevo entorno.

Una vez conocido el primer paso, te dejamos unas recomendaciones fáciles a tener en cuenta para tomar vino:

  1. Evitar los extremos tanto de calor como frío. Los vinos, de forma general, tienen que servirse entre 5º y 18º grados, para evitar que se vuelvan agresivos o que pierdan expresividad.
  2. Utilizar termómetros de vinos. Utensilio barato y muy útil para controlar la temperatura del vino y entrenar nuestro paladar a dichas temperaturas.
  3. Cubiteras para enfriar el vino. Evitando congeladores y neveras, la mejor alternativa para enfriar el vino es cubiteras con hielo y si queremos acelerar el proceso podemos introducir un puñado de sal gorda en la propia cubitera.
  4. Cada vino enfría en tiempos diferentes. Dependiendo del tipo de vino que sea, ya sea blanco seco, espumoso, rosado, dulce, tinto, crianza, reserva, entre otros, necesita un tiempo diferente.

Por último, te dejamos la guía definitiva para conocer la temperatura de los vinos, aunque son recomendaciones orientativas os animamos a poner vuestro propio toque:

  • Entre 3 y 7ºC, los vinos espumosos y blancos de cuerpo ligero.
  • Entre 7 y 12ºC, los vinos blancos con mucho cuerpo, blancos aromáticos y rosados.
  • Entre 12 y 15ºC, tintos de cuerpo ligero y cuerpo medio.
  • Entre 15 y 20ºC, algunos tintos de medio cuerpo, con mucho cuerpo y postre.

Consejos para conservar y servir el vino

 

Escuela Vino y los secretos del vino.

Si te interesa saber más sobre el vino, su conservación, consumo, trucos, gastronomía en torno al vino y mucho más, entra en Escuela Vino. Encontrarás un programa de formación audiovisual en relación con el vino compuesto por amenos vídeos online así como cursos online en directo con formación más profesional para convertirte en un verdadero experto y descubrir todos los secretos sobre el vino.

Escuela de vino y cursos online



Fuente: Mejor Con Vino

Compartir
Etiquetas:

Comparar