Saltar al contenido

Curiosidades sobre el Monasterio del Escorial en Madrid

El Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, no es solo un monasterio. Este complejo de más de 33.000 m2 también posee un colegio, una basílica, un panteón , una biblioteca y un palacio real.

Construido en el siglo XVI, durante el Siglo de Oro español y por orden del rey Felipe II, este famoso monumento se ha convertido en uno de los sitios de interés más famosos de toda España. Detrás de él, se esconden algunas curiosidades que no puedes dejar de conocer. Se puede visitar de martes a domingo y siempre es recomendable comprar con antelación las entradas para el Monasterio del Escorial.

El Monasterio Escorial comenzó a construirse el 23 de abril de 1563 y finalizó en el año 1584. Juan Bautista Toledo fue el arquitecto original, sucedido por Juan de Herrera tras su fallecimiento.

Se dice que el rey se había implicado tanto en la construcción del Monasterio que se encargaba de supervisar personalmente desde un mirador. Una roca tallada con  forma de silla, hoy conocida como la “Silla de Felipe II”.

Los motivos detrás de su construcción, son una de las mayores curiosidades. El rey Felipe II tenía tres objetivos en concreto.

En primer lugar, cumplir el deseo de su padre de no ser sepultado junto a los Reyes Católicos en la catedral de Granada, a la vez que constituir un símbolo de poder de la Monarquía española. Esto explica la importancia del Panteón Real dentro del proyecto.

Un segundo punto, era cumplir su promesa de agradecimiento hacia las tropas españolas por su victoria sobre las francesas durante la batalla de San Quintín. Por último, enviar un mensaje a los protestantes europeos, acerca de la supremacía de la iglesia católica.

Otra de las curiosidades gira en torno a las condiciones de trabajo de sus obreros. Estos poseían grandes beneficios, entre ellos no pagaban impuestos, contaban con servicio médico (muy poco común para esa época) y podrían comprar alimentos a precios más bajos que en el mercado.

En los casos de paros técnicos, seguían percibiendo la mitad de su salario y les permitían buscar otro trabajo, bajo promesa de regresar cuando se reanudaran las obras.

Existen muchas leyendas sobre la Sala de los Secretos, una estancia cercana a la entrada del convento, se cree que el arquitecto Herrera llevó al rey hasta allí durante una huelga para convencerlo de que padecería los tormentos del purgatorio, si no abonaba los sueldos retrasados.

Fue declarado como Patrimonio de la Humanidad en el año 1984 por la UNESCO.

La elección del lugar donde construir El Escorial l le tomó varios años a Felipe II  y algunos de los motivos que lo llevaron a escogerlo, fueron la abundancia de agua, piedra y madera. Además de sus buenas temperaturas y su cercanía con la villa de Madrid.

Las cifras de este monumento, son impresionantes. Existen en él 2.000 habitaciones, 16 patios, 88 fuentes, 15 claustros, 9 torres y aproximadamente 2.000 ventanas.

Su Basílica posee una cúpula de 92 metros de altura y 17 de diámetro, se cree que fue inspirada en la cúpula del Vaticano.

Una leyenda dice que el rey ordenó colocar un ladrillo de oro en el lugar, para demostrar al embajador de Francia su capacidad económica. Además habría ubicado dos o tres ladrillos más en otras zonas del Monasterio y que cuando el diplomático se mostró sorprendido por el brillo, el Rey respondió que les había faltado piedra, pero les sobraba oro.

Hoy se cree que lo que realmente se colocó, es un relicario con restos de Santa Bárbara y cubierto con una lámina de bronce dorado.

Otra curiosidad muy famosa tiene que ver con su forma, similar a una parrilla invertida. Se lo relaciona con la muerte de San Lorenzo, martirizado sobre una parrilla. Esto vinculado a la conmemoración de la ya mencionada victoria de sus tropas sobre las francesas, el día de San Lorenzo de 1557.

La biblioteca del monasterio, es considerada la primera biblioteca nacional de España. Al Rey le interesaba coleccionar manuscritos y obras de arte, además incluyó en su colección, títulos prohibidos oficialmente por la inquisición.

Debajo del altar mayor de la iglesia, se encuentra el panteón más famoso del Escorial. Antes de recibir sepultura en este lugar, los reyes pasan entre 30 y 40 años en el pudridero.

En la época de su construcción, fue habitado por los monjes de la orden de San Jerónimo. También existían dependencias para los miembros de la Familia Real, aunque no residiera allí continuamente.

Las dependencias de Felipe II eran austeras. Poseía solo tres estancias, su dormitorio era de nueve metros cuadrados con acceso a la iglesia, donde falleció.

Actualmente es habitada por los monjes Agustinos, encargados del colegio.

¿Te ha gustado?

¡Valóralo!

Fuente: Madrid Diferente

Compartir