Saltar al contenido

La Cabalgata de la Virgen más deseada tras la pandemia – Actualidad – Tarifa – Tarifaaldia – Diario de Tarifa- Primer diario digital de Tarifa

 

Alguien alguna vez dijo: “El primer domingo de septiembre, tiene una luz especial y un olor distinto al resto del verano que va llegando a su fin. Tiene Luz mariana y un olor a recuerdo, a nostalgia, quizás a lágrimas”, y se equivocó muy poco, pues las olas de Los Lances pelean entre el azul índigo y el cobalto, en una despedida del estío que anuncia cada año la tradicional Cabalgata Agrícola, declarada de Interés Turístico por la Junta de Andalucía.

Hoy tras dos años de pandemia, con ausencias notables por la misma o por el simple transcurrir del tiempo, Tarifa se echa a la calle para el reencuentro más esperado, la llegada al pueblo de María Santísima de la Luz, la Virgen de la Luz, la Campera. La imagen marina más venerada en la comarca del Campo de Gibraltar bajo cuyo manto se protegen los retornos de los tarifeños migrantes, de los creyentes y no creyentes que quizás por unos días abrazan el dogma en una religiosidad aprendida, heredada. Porque la Virgen de la Luz, es patrimonio de creyentes y no creyentes, es parte indivisible del ADN tarifeño, de su idiosincrasia.

Hoy, el repicar de campanas en la dehesa de Caheruelas, sonó melodioso, cercano, querido y deseado. Hoy la mirada de la Patrona parecía sonreír igual que sonrieron las muchas lágrimas que brotaron de los ojos de los miles de devotos que acompañaron y saludaron la venida de la Señora tras dos años de interrumpida Cabalgata por causa de la pandemia.

A las cuatro y media el cortejo abandonaba la ermita y enfilaba la cuesta que conduce a Tarifa. Miles de pasos en silencio, en ufana conversación de miles de feligreses y devotos que quisieron dos años después acudir a una cita con su propia historia, con la historia de todo un pueblo. Más de dos mil personas se convirtieron en manto humano precedido de un cortejo equino de casi 200 caballos montados por “caballeros y señoras cabalgatistas” encaminados a alcanzar la N-340 tras su recorrido por la campiña. Este año la Cabalgata regresa a su recorrido por la carretera general, en lugar de por “La colá, que para muchos es el ‘paseo natural y apropiado’ de este singular desfile hecho tradición que se remonta a 1914, cuando gracias al empuje de tres tarifeños: Joaquín Abreu, Benito Flores y Gabriel Gómez se constituyó la Cabalgata Agrícola que escolta cada año el peregrinar de las imágenes y se extiende varios cientos de metros por delante de las mismas decorando la procesión.

El poniente aligeró el paso de las imágenes y de los feligreses que llegaron al Rancho para la última parada y fonda de la comitiva antes que la sinrazón de la Hermandad de coger por la N-340 pusiera en apuros a los mandos policiales afincados en Tarifa. Porque no tiene justificación ninguna en estos tiempos continuar con la determinación de procesionar por la N-340 (importunado a los viajeros) cuando se puede realizar el camino por ‘La colá’ evitando riesgos y perjuicios a quienes ni siquiera saben de la existencia de la Cabalgata.

 

Aligerado el paso se llegó hasta la antigua parada de la Huerta de Triviño, antes que las imágenes se adentrasen en el núcleo urbano donde las autoridades les aguardaban y les acompañasen en su desfilar hasta San Mateo donde presidirá hasta el último domingo de septiembre el altar mayor.

 

La Virgen de la Luz, San Isidro, ya están en Tarifa y con su llegada se abren ocho días de intensa Feria que el próximo jueves tendrá su máximo exponente en la Festividad de la Patrona y Día del Caballo.

 

Fuente: Tarifaaldia :: Últimas noticias

Compartir

Comparar