Saltar al contenido

La Castellana posee un Museo de Escultura al aire libre

Tendemos siempre a pensar que el único modo de encontrar obras de arte en Madrid es visitando el interior de alguno de los museos que más aparecen en las guías de la capital. Y sí, es la forma más habitual, pero no la única. Y es que la ciudad esconde rincones dónde el arte puede aparecer ante ti cuando menos te lo esperes. Por ejemplo, si vas caminando por el Paseo de la Castellana llegarás a encontrarte esculturas abstractas en medio de la calle, lo que significa que has llegado al Museo de Escultura al aire libre de La Castellana.

La Castellana esconde un museo de escultura abstracta al aire libre

Ubicado bajo el puente de Enrique de la Mata Gorostizaga, entre la calle Serrano y la glorieta de Rubén Darío, este museo pionero en la exhibición de obras aún la vía pública en España ocupa una superficie de 4.200m2. Su origen se remonta a 1972, tras la construcción del paso elevado que une las calles de Juan Bravo y Eduardo Dato, obra de los arquitectos Fernández Ordóñez y Martínez Calzón. Con la intención de aprovechar la zona inferior del puente, y tras muchas conversaciones con el artista Eusebio Sampere, que buscaba recuperar un espacio urbano para uso común y acercar al público la escultura contemporánea española, propusieron al Ayuntamiento de Madrid este proyecto al que no tardaron en dar el aprobado.

El compromiso de los escultores involucrados en el proyecto que, gracias a su amistad con Sampere, se comprometían a donar sus obras de forma altruista fue una de las principales razones de la rápida aprobación del proyecto por parte de las autoridades municipales.

La Castellana esconde un museo de escultura abstracta al aire libre

En el museo se hallan expuestas un total de 17 esculturas abstractas de autores españoles pertenecientes a las generaciones de las vanguardias históricas, como Joan MiróAlberto Sánchez o Julio González. La obra más icónica de este espacio es La sirena Varada’ de Eduardo Chillida, escultura que debido a sus especiales características (una enorme pieza de hormigón de 6.150 kilos que queda suspendida de los pilares del puente) obligó a retrasar la inauguración oficial del museo hasta 1979. Y es que, aunque los informes de los ingenieros responsables indicaban que su elevado peso no suponía peligro alguno para el puente, el Ayuntamiento obligó a sus desmontaje alegando motivos de seguridad. La obra de Chillida tuvo que esperar a la llegada de un nuevo alcalde en 1978 que finamente aprobó la vuelta a su ubicación original tras realizar un nuevo estudio de las condiciones técnicas del puente.

El conjunto escultórico se divide en dos bloques. El primero lo integran los artistas pertenecientes a la conocida como Vanguardia Histórica e incluye piezas de figuras como Joan Miró, Alberto Sánchez y Julio González. El segundo está formado por la Generación de los Años 50 y cuenta con obras de artistas reconocidos internacionalmente y pertenecientes a la principales tendencias de la Abstracción española, desde el Informalismo hasta el Constructivismo y las corrientes geométricas: Jorge Sobrino, José María Subirachs, Pablo Serrano, Gerardo Rueda, etc.

En el Museo de Escultura al aire libre de La Castellana no hay horarios de ningún tipo, puedes pasear entre sus fascinantes obras a cualquier hora del día y de la noche. Además, la entrada es gratuita, sin tornos que pasar ni colas que hacer.

La Castellana esconde un museo de escultura abstracta al aire libre

¿Te ha gustado?

¡Valóralo!

Fuente: Madrid Diferente

Compartir

Comparar