Saltar al contenido

Todo esto han perdido en bolsa las grandes tecnológicas en el transcurso del año

A penas quedan dos meses para cerrar el año y, o cambia notablemente el panorama presente, o bien este año cerrará como uno de los más dramáticos para los grandes valores tecnológicos. Empresas como Microsoft, Amazon y Alphabet están viendo caer sus acciones más del 30% este año, en comparación con una caída de aproximadamente el 18% del S&P 500. Seguramente Apple, es el único valor de los grandes tecnológicos que aguantan con una caída del 14,50%.

Pero hay otros valores que no están corriendo la misma suerte. Los titulares son inquietantes para ortos gigantes del sector: Meta acaba de vivir su peor semana en bolsa desde que se estrenó en 2012 con una caída del 24% y ya arrastra un 70% en lo que va de año, siendo el penúltimo valor del S&P 500 por orden de rentabilidad. Por el lado de Netflix, llegó a ocupar la peor posición de rentabilidad negativa del índice, aunque ha logrado remontar hasta la posición 480 con unas pérdidas del 51%.


Si lo analizamos desde el punto de vista de la capitalización pérdida, las cifras pueden sonar más alarmantes. El valor que más ha evaporado capitalización bursátil está siendo Microsoft, con casi 800.000 millones de dólares fulminados, y una caída del 32%. De manera similar, Amazon se está dejando un 40% y una capitalización fulminada 720.000 millones.

Los problemas a los que se enfrentan las grandes tecnológicas

El sector está viendo como se ahonda en una desaceleración del crecimiento de los ingresos y la lucha por contener los costes que está tocando sus beneficios. Las grandes tecnológicas se encuentran en una posición desconocida después de una década de crecimiento descontrolado.

Para ser específicos, en esta temporada que están saliendo los resultados financieros del cuarto trimestre del año fiscal 2022. Los resultados de las cinco grandes tecnológicas esgrimen en este trimestre unos beneficios de 59.500 millones de dólares, un 17,8% menos frente a los 72.300 millones vistos en el mismo trimestre del año anterior. Este hecho contrasta con el crecimiento de los ingresos del 9,1% hasta llegar a los 364.100 millones de dólares. Por lo tanto, se pone de manifiesto un problema de costes.

Tenemos de todos los colores. Por ejemplo, Alphabet vio crecer sus ingresos en el tercer trimestre un 6%, pero sus beneficios han caído un 26,5% frente al mismo trimestre del año anterior. Meta afronta un deterioro de los ingresos del 6% y sus beneficios caen un 49%. Apple, que se ha visto como la gran tecnológica más sólida, los ingresos anuales fueron un 8% más año tras año, y los beneficios anuales subieron un 9% en este período, es la única que consigue incrementar sus beneficios.

A2aa61813f3042836b8d08d4397ca6fa

Los resultados del tercer trimestre se producen en un contexto de inflación vertiginosa, tipos de interés al alza que encarece la financiación, un dólar estadounidense fuerte que hace que las compras en moneda extranjera se encarezcan y una recesión inminente.

dollar

En ese punto, las grandes tecnológicas que tienden a cotizar a elevados múltiplos por las expectativas generadas de su evolución ven como el crecimiento de la mayor parte de sus flujos de efectivo puede valer mucho menos en dinero actual cuando aumenta la inflación.

En medio de tanta incertidumbre, parece que han desaparecido esos crecimientos de dos dígitos que tendíamos a ver en estas compañías, las expectativas de los inversores ahora han cambiado y valoran estas empresas por su capacidad de resiliencia, poniendo coto a sus gastos y mejorar la capacidad de generar flujo de caja libre.

Fuente: El Blog Salmón

Compartir

Comparar