Saltar al contenido

un paseo por los desiertos del mundo sin moverse de Madrid

La Comunidad de Madrid cuenta con algunos rincones singulares, y si en Torrejón de Ardoz se puede hacer un recorrido por algunos de los monumentos europeos más icónicos en el Parque de Europa, San Sebastián de los Reyes alberga un espacio único en el que se puede pasear por los desiertos del mundo: Desert City.

El proyecto nació en 2013 de la mano de Mercedes García Bravo, una ex farmacéutica que, tras pasar de nuevo por la universidad para formarse en Ingeniería Agrónoma, cambió la bata por el característico look –sombrero de vaquero y chaleco de flecos– con el que recibe a los visitantes.

En 2017, el proyecto se materializó a la altura del kilómetro 25 de la Autovía A-1 de Madrid bajo el nombre de Desert City: un complejo pionero de más de 6.000 metros cuadrados formado por jardines botánicos experimentales y el primer vivero biotecnológico de Europa. «Desert City es un vivero, es decir, un productor y comercializador de plantas. Lo que hacemos es investigar, desarrollar y cultivar plantas xerofíticas», en palabras de García Bravo.

Estas plantas, a las que Mercedes se refiere como «las que beben poco y dan poco trabajo», son aquellas que se desarrollan en zonas áridas y semiáridas del planeta gracias a mecanismos como la acumulación de agua. Ese fenómeno se conoce como «suculencia», y aunque puede que los cactus sean las suculentas más conocidas, «hay plantas de este tipo en más de 40 familias botánicas diferentes, como los aloes o los ágaves», explica.

Tanto las xerofíticas como las suculentas constituyen la base sobre la que se sustenta el xeropaisajismo de Desert City: un concepto que aúna arte y técnica para recrear la naturaleza de forma sostenible, mediante especies vegetales que necesitan poca agua, y jugando con las texturas y el relieve.

Imagen cedida por: Desert City

El resultado es el gran jardín que da la bienvenida al complejo y que está disponible para ser visitado por el público de forma gratuita todos los días en horario de 10h a 15h, así como durante los los fines de semana con sus visitas guiadas (también gratuitas), que comienzan a las 10:30h. La información acerca de cómo llegar a Desert City se puede consultar en este enlace.

Un jardín botánico y paisajístico de más de 5.000 m2

Imagen cedida por: Desert City

De la extensión total de Desert City más de 5.000 metros cuadrados corresponden a su gran jardín, que alberga más de 600 especies vegetales de los cinco continentes. Se trata de un jardín botánico por su voluntad divulgativa –un cartel informativo al lado de cada ejemplar informa de qué especie se trata– y paisajístico por su voluntad estética.

El jardín se divide en cinco zonas, que recrean distintos entornos naturales: Arizona (con cactus de distintas especies, formas y tamaños y su propio Gran Cañón del Colorado), Oasis (con un bosque de palmeras y plantas aromáticas como la melisa o la menta), Tabernas (con una lámina de agua y especies vegetales como ágaves), Toscana (que reinterpreta los jardines señoriales italianos) y Guajira, con especies de cactus y plantas del mediterráneo y de jardinería clásica.

Imagen cedida por: Desert City

El clima de Madrid (semiárido continental) hace posible que en los jardines de Desert City se desarrollen especies procedentes de entornos desérticos. Mercedes lo expone de la siguiente forma: «Lugares del planeta donde no llueva más de 50 mm al año son desiertos. ¿Sabéis lo que llueve en Madrid? 330 mm al año en los últimos 10 años. Con 330 mm nuestras plantas están tan felices».

Sin embargo, también hay muchas plantas xerofíticas que son autóctonas de la flora de la Comunidad de Madrid –como es el caso del árbol madrileño por excelencia: el madroño– y del sur de España, por lo que en la visita a Desert City también se pueden encontrar ejemplares de olivo, adelfa, granado o muchas plantas aromáticas.

El invernadero: «un recorrido por los desiertos del mundo»

Crédito editorial: Madrid Secreto

El espacio que completa Desert City es su invernadero: «Esto es un recorrido por los desiertos del mundo», resume Mercedes. Dicho recorrido suma 1.700 metros cuadrados de cultivo y exposición, a modo de museo, en el que las plantas están ordenadas por geografías.

Por otro lado, el invernadero es también un punto de venta –disponible asimismo en forma de tienda online, que distribuye a toda España– en el que se puede elegir entre más de 600 especies vegetales de todos los continentes o adquirir productos relacionados con su cuidado y cultivo.


Fuente: madridsecreto.co

Compartir

Comparar