Saltar al contenido

El barrio de Usera exhibe en sus fachadas 17 relojes de sol

Hoy en día para saber la hora que es solo tenemos que mirar nuestro teléfono móvil o el reloj que (todavía algunos) llevamos en la muñeca. Pero hubo un tiempo en el que ambos objetos que hoy consideramos indispensables eran inimaginables y la única forma de saber en qué momento del día nos encontrábamos era a través del sol, o de su sombra más bien. En la zona rural de la Comunidad de Madrid podemos encontrar varios de estos relojes llamados ‘piedra de las veces’, pero la capital también se conservan algunos de ellos (Lavapiés, Plaza de Santa Ana, Plaza del Rey, etc). Aunque hay un lugar donde los relojes de sol se han convertido en toda una seña de identidad. Hablamos de ola Colonia Moscardó, en el barrio de Usera, donde sus fachadas exhiben un total de 17 de estos relojes solares.

El barrio de Usera esconde en sus fachadas 17 relojes de sol

En los primeros años de los 80 se llevó a cabo la restauración de la antigua Colonia Ahorro y Salud -ahora conocida como Colonia Moscardó- y con el objetivo de darle una nueva identidad histórica al lugar se instalaron 17 relojes de sol verticales y de distintos tamaños, formas y colores en los edificios de la zona. Todos ellos fueron elaborados por el diseñador gráfico Alberto Corazón y el matemático Juan José Caurcel, quienes dieron a los relojes una estructura sencilla compuesta por una plataforma numérica y un elemento triangular o vertical de metal (el denominado gnomon o nomino) que es lo que hace sombra y la arroja sobre los números según se va moviendo la Tierra.

El barrio de Usera esconde en sus fachadas 17 relojes de sol

Los relojes se pueden agrupar de acuerdo con su localización y tamaño. Los cuatro más grandes, con unas dimensiones de 8x4m y 4×2,5m, pueden encontrarse en las fachadas orientales de la calle Calesas y son iguales. Sus colores predominantes son los marrones y grises y tienen dibujado un Sol en la parte superior. Otros dos relojes de tamaño menor, con dimensiones de 3m de ancho y 2m de alto, se encuentran bajo ventanas en la calle Bernardino de Antequera y tienen colores más claros, lo que hace que a veces sean difícil de localizar.

El barrio de Usera esconde en sus fachadas 17 relojes de sol

Los 11 relojes restantes son de dimensiones más reducidas y se encuentran esparcidos entre las fachadas de las casas y los pasadizos de las calles Gumersindo Azcárate, Doctor Sanchís Banús y Ramón de Madariaga, así como de la plaza del Pintor Lucas y General Marva. Mientras que en los relojes de las fachadas exteriores dominan los colores llamativos como el amarillo y el fucsia, en los que se encuentran en el interior de los pasadizos sobresale el blanco y el azul.

El barrio de Usera esconde en sus fachadas 17 relojes de sol

La sombra del sol sobre los nomon de cada uno de ellos posibilita una fácil y precisa lectura del tiempo en estos relojes artísticos (a la hora marcada solo tienen que añadirle 1 o 2 horas más, según estemos en horario de invierno o verano). Podríamos decir que Usera es el barrio más en hora de Madrid, sobre todo después de las labores de restauración realizadas en 2022 gracias a las cuales los relojes han recuperado el aspecto y colores originales con los que fueron creados hace 40 años.

¿Te ha gustado?

¡Valóralo!

Fuente: Madrid Diferente

Compartir

Comparar