Saltar al contenido

Hércules descansa en la bahía de Cádiz

Todos están de acuerdo en que existió y que, entre sus muros, Julio César lloró al descubrir la estatua de Alejandro Magno. Pero nadie sabe con exactitud dónde se erigía el gran complejo religioso ―conocido como santuario de Hércules, de Melqart para los fenicios― junto al que pasaban los barcos púnicos que partían o arribaban a Gadeira (Cádiz) y donde se guardaban numerosas reliquias y se veneraban los supuestos restos del héroe griego.

La isla de Sancti Petri, un islote a unos 17 kilómetros de la capital, ha sido siempre el lugar señalado por los expertos como el más probable para su localización, pero ahora el estudio La ubicación del santuario de Melqart en Gadir: aportación de los datos PNOA-LiDAR, de Antonio Monterroso-Checa, profesor del Área de Arqueología de la Universidad de Córdoba, lo pone en duda. “Los datos arqueológicos recuperados en las excavaciones [de Sancti Petri desde hace un siglo] no han sido concluyentes en absoluto” y, además, “no se han tenido en cuenta otros datos fundamentales de situación, visión y accesibilidad al mismo, como son los datos batimétricos del Instituto Español de Oceanografía y las cartas de navegación”.

Es decir, el informe descarta el islote porque los barcos fenicios encallarían en sus arenosos fondos, pero ofrece un nuevo y sorprendente emplazamiento como alternativa: el cerro de los Mártires, un área militar de San Fernando sin explorar arqueológicamente en tiempos recientes, alejada en la actualidad unos 300 metros de la línea de costa y que en época púnica era la isla más elevada de la bahía de Cádiz: la que todas las naves podían ver desde la lejanía y donde debía levantarse el templo más importante de la Antigüedad en la península Ibérica.

 

Fuente: EL País

Compartir

Comparar