Saltar al contenido

Si te parece imposible el mercado inmobiliario de España, esto no es nada comparado con lo que está pasando en Canadá

El tema de la vivienda en España se está convirtiendo en un problema de nuevo. El furor postpandemia por la compra de casas ha derivado en un stock casi inexistente que ha empujado al alza los precios, sobre todo en las grandes capitales, tanto de la compraventa como del alquiler.

Y claro, con la inflación que soportamos, los precios se han calentado más, amén de la subida de tipos, que pondrá más presión a las hipotecas. Resultado: un mercado que se ha puesto imposible para la gran mayoría, que tiene que ver cómo la idea de comprar o alquilar una casa es cada vez más difícil y solo apta a bolsillos adinerados.

Pero si esto les parece fuerte, no tienen idea de lo que pasa en Canadá. Bueno, ni los canadienses lo saben, porque intentar comprar una casa allí es básicamente imposible si no tienes muchos ceros en tu cuenta. Pero muchos.

En concreto, comprar una casa en el país norteamericano cuesta de media 475.000 euros. Una cantidad que pocos pueden pagar y a la que se ha llegado por las continuas subidas de tipos de interés que ha llevado a cabo su Banco Central.

Una situación que se va a ver agravada próximamente con las nuevas subidas de tipos que están haciendo todos los bancos centrales del mundo, prácticamente.

Canadá no es lugar para pobres

En concreto, el precio de la vivienda en Canadá ya se lleva el 60% de los ingresos de los hogares, una cantidad desorbitada y la más alta desde la cifra récord de 1957 alcanzada en los 90.

Hablamos de unos precios un 50% más altos que en la vecina Estados Unidos, y eso que allí su renta disponible es un 10% superior, lo que pone en serias dificultades a los ciudadanos para poder obtener una vivienda en propiedad. Sí, allí también sufrieron esa locura colectiva por comprar un inmueble cuando acabó la pandemia. Y en estas se ven ahora…

Algo que hace muy poco atractivo este mercado para el inversor americano, vecino que podría pensarse que se va allí a pasar el verano o a jubilarse. Para nada, no le sale rentable.

Y si comparamos con el resto de Europa, estamos en las mismas, Canadá es donde están los precios más elevados como puede verse en el gráfico a continuación realizado por la OCDE.


Pero, ¿hasta cuándo se va a sostener esta situación? Pues todavía queda, porque se prevé que se empiecen a corregir los precios en 2023, pero en una horquilla del 5% al 15%. Vaya, una caída suave. Habrá que ver si la inflación va dando tregua y los intereses bajan, pero de momento el panorama es imposible.

Fuente: El Blog Salmón

Compartir
Etiquetas:

Comparar