Saltar al contenido

Todavía gastamos más en flores para los difuntos que en Halloween, pero la crisis energética y el relevo generacional podría cambiarlo

Me hice una pregunta, ¿gastamos más en Halloween o en flores para los difuntos? De momento las estadísticas muestran que la tradición de llevar flores a nuestros difuntos prevalece respecto a la fiesta de los caramelos y disfraces de Halloween, al menos en algunas zonas de España más rurales frente a las zonas urbanas y capitales. No obstante, eso puede que cambie, o incluso que esté cambiando ahora mismo.

Por un lado tenemos el relevo generacional en el que Halloween parece estar implementado cuanto más joven es el consumidor, por otro lado tenemos que el negocio de las flores se está volviendo cada vez más complicado. En 2020 y 2021 se vio afectado por la pandemia, y en 2022 por los altos precios de la energía.

El gasto en Halloween


El gasto en Halloween en EEUU es desbocado, además se incrementa cuánto más joven es el consumidor. Un baby boomer gasta de media 23 dólares, un gen X gasta 70 dólares y un millenial 183 dólares. Una locura. Además el 29% de los millenials cree que acaba gastando más de lo planeado, frente al 20% de los miembros de la generación X y el 11% de los Baby Boomers. Se espera que este año se vuelva a la normalidad en el gasto.

En España en cambio de media nos gastamos 20 euros en un disfraz de Halloween, aunque un 7,2% de la población está dispuesta a gastar más de 50 euros. Además en esta festividad la hostelería factura alrededor de un 5% más de lo habitual respecto a una víspera de festivo.

El gasto en flores

Flowers 3231099 1280

Aunque en Halloween se compren caramelos, también se incrementa el gasto en dulces típicos de esta época, como los huesos de santo o los buñuelos. Sólo en Madrid se venden 500.000 kilos de estos productos, mientras que en Cataluña y Aragón se venden unos 250.000 kilos de panellets.

Las floristerías hacen entre el 15 y el 20% de su facturación en la festividad de Todos los Santos y los días aledaños. Además esta facturación depende mucho de la climatología el propio festivo. En algunas floristerías trabajan 24horas para poder satisfacer todos sus encargos. En 2021 dado que en se perdieron muchas flores para la temporada de 2020 debido a la pandemia, se plantaron muchas hortalizas encareciendo los precios. 2022 debería ser un año de vuelta a la normalidad, pero la crisis energética ha hecho que vayan a subir los precios.

¿Qué tiene que ver esta cosa con las flores? Que las flores cortadas se tienen que almacenar en cámaras frigoríficas, otras se tienen que transportar en camiones aclimatados, etc. En caso contrario no estarían en perfecto estado para cuando se quieran llevar al cementerio. El alto precio de la electricidad está haciendo cerrar a muchos negocios.

¿Y cuánto gastamos? Al contrario que Halloween, los estudios no son tan detallados. En Castilla- La Mancha se gastan unos 50€ por habitante en flores y en Palencia no se aceptan pedidos de menos de 30 euros También podríamos añadir el servicio de limpieza de tumbas que ofrecen muchos cementerios en esta época. Así que, respondiendo a mi pregunta, podríamos concluir que gastamos más en flores para los difuntos que festejar la noche de brujas, aunque eso parece que está a punto de cambiar.

Las generaciones más jóvenes están dispuestas más a disfrazarse y gastar en caramelos que a gastar en flores, que además se vuelven más caras debido al mayor coste de la energía.

Pregunta a los lectores ¿flores o caramelos?


Fuente: El Blog Salmón

Compartir

Comparar