Saltar al contenido

Un instante (o un invierno entero en Irlanda)

¿Recuerdas aquellas noches de invierno de la infancia en las que montabas tu propia cabaña con el nórdico y leías un libro con una linterna? ¿Las historias junto al fuego en las rodillas del abuelo? Y el aroma de la brasa, un muérdago lleno de promesas o aquella sopa calentita. Pues existe un atajo en tiempo y espacio a todos esos instantes universales y cálidos. O ‘cozy’, como prefieras llamarlo. 

Irlanda bien lo sabe y este invierno despliega un sinfín de propuestas que hablan de todas las formas que adquieren la magia y luz, especialmente si te dejas caer por las ciudades de Dublín y Belfast. Aquí no eres turista, ni siquiera viajero, sino el huésped de una enorme carpa natural llena de luces. Como un faro en los acantilados de Moher, o esa estrella fugaz colándose por las calles de Dublín para besar el Malahide Castle y los jardines que acogen su espectáculo navideño, el espectáculo Wild Lights del zoo o las puestas de sol invernales.

Wonderlights, Jardines de Malahide, Dublín

Cantarás el Fairytale of New York por las plazas y te invadirá una cierta nostalgia que puedes extender entre cremosas pintas o un whisky caliente. En tantos mercados navideños donde aguarda un tiovivo, un puestecito de productos artesanales o los ciervos de Phoenix Park donde Rudolf recoge todas las cartas de regalos.  

Cloughmore
Cloughmore

Sigue a la estrella fugaz que aquí todo lo inunda y márcate un tour por Invernalia en el nuevo Game of Thrones Studio Tour – recién inaugurado en Banbridge, en el condado de Down- o desafía a las bajas temperaturas para observar las 4.000 estrellas de la Reserva Internacional de Cielo Oscuro de Mayo. Piensa que los irlandeses se lanzan al mar cada Día de Navidad, aunque tú siempre tuviste otra visión y prefieres dejar atrás el estrés del año con placeres sencillos, entre ellos una buena sesión en el Tylarium, la combinación de sauna y vapor marca de la casa en el Hastings Culloden Estate and Spa. O mejor: una de las seis rutas gastronómicas de Irlanda que evoca la ternera especiada de Cork,  el pudín de higos, o los sabores continentales del Mercado de Navidad de Belfast.

Rostrevor
Rostrevor

La ciudad de Irlanda del Norte es otro de los caballos ganadores a la hora de vivir una Navidad inolvidable. Puedes continuar hasta la Ruta Costera de la Calzada, disfrutar de un calentito té de la tarde en Titanic Belfast o tomar en sus mercados una taza de típico vino caliente.  

Pero el invierno no es solo Navidad: es también un Festival de Fin de Año en Dublín, sus espectáculos de luces aguamarinas, o el Concierto de Cuenta Atrás, cuyo cabeza de cartel cuenta con algunas de las mejores voces del panorama irlandés.

Festival de Musica Tradicional
Festival de Musica Tradicional

Sí, la música forma parte intrínseca de la cultura folk en el país del trébol.  Lo descubrirás en el TradFest Temple Bar 2023, festival que se celebra del 25 al 29 de enero para sumergirnos en la cultura musical tradicional de Irlanda desde el icónico Temple Bar de Dublín.

Temple Bar, Dublin
Temple Bar, Dublín

Un canto a la vida y la tradición, un brindis, como el abrazo de un viejo amigo. La certeza de abandonar un pub y saber que siempre habrá una estrella fugaz para guiarte. En invierno, Irlanda siempre vuelve a reescribir la historia de la luz.


Fuente: Houdinis

Compartir
Etiquetas:

Comparar